Todas las entradas de xtabay

Bibi cumplió 9 meses!

image

¡Tres meses de viaje ya!

Ayer Bibi cumplió 9 meses. Casi la mitad de su vida de viaje contando con las seis semanas que pasó en México y en Alemania en septiembre y octubre.

Bibi ha dormido en lugares inimaginables. Ha visto elefantes, cacatúas, pavos reales, canguros, koalas. Casi vio un tiburón, pero se durmió. Pero ninguno lo impresionó. Sólo los perros le llaman la atención.

Sus juguetes preferidos son cosas comunes. Una cuchara, una bolsa que haga ruido, una botella de plástico. Los juguetes lo dejan generalmente indiferente.

Le sonríe a la gente que nos cruzamos. Es muy abierto y juega con todo mundo aunque se ha vuelto un poco más selectivo con quien lo abraza.

Es muy serio, pero le gustan las bromas, los besos y las cosquillas. No le da miedo nada, excepto las olas fuertes y que su mamá se aleje mucho. Casi nunca llora, pero sabe muy bien como expresarse. Tiene un gritito agudo cuando está disgustado que no deja dudas.

Será mi hijo y mi opinión no es objetiva. Pero creo que es genial.

image

image

image

image

Viajando con un bebé- Preguntas frecuentes

Tantas veces la gente me ha preguntado ¿no es difícil viajar con un bebé?. Mi respuesta corta siempre es no.

Y con nuestra experiencia me pregunto porqué no hay más gente viajando con bebé, porque para nosotros ha sido una experiencia increíblemente positiva como viajeros pero sobretodo como familia. La gente es mucho más abierta y amable cuando viajas con un bebé. Incontable número de veces la gente nos ha invitado a su casa, prestado un baño, llevado en coche a algún lado, todo porque viajamos con un bebé.

Y la respuesta larga de – ¿es difícil viajar con un bebé?, es la siguiente.

Me parece que es más fácil si se acostumbra al bebé a ser flexible para dormir en todos lados y más adelante a comer de todo.

Bibi hizo su primera excursión a las tres semanas. Nos fuimos de trekking a las montañas por tres días y dormimos en hosteles de montaña. Tenemos la enorme ventaja que Bibi ha dormido muy bien desde el primer día, aunque siempre en nuestro cuarto. Cuaestamo despierta en la noche, le doy pecho inmediatamente y se duerme de nuevo sin llorar. En ese viaje a la montaña, ¡la persona que durmió en el mismo cuarto que nosotros dijo que no escuchó nada!. A partir de eso nos fuimos otras veces a las montañas, a la playa a dos casas distintas e incluso fuimos a acampar con tienda de campaña y todo. Entonces él siempre estuvo acostumbrado a dormir en cualquier lado. Eso sí , siempre conmigo. A veces escucho un poco con envidia a mis amigas cuyos hijos duermen en su cuarto, pero me parece justificado que aunque sea mi presencia sea constante sino lo es su camita. Cuando se duerme y me voy a otro cuarto le dejo ropa mía al lado, para que sienta mi olor.

En cuanto a la alimentación;  creo que ayuda enormemente que al bebé se le dé leche materna. No puedo imaginarme la pesadilla de hervir biberones y cargar leche de fórmula estando de viaje. Pero se puede. Hay máquinas portátiles para hervir biberones. Y se podría hacer la leche a temperatura ambiente con agua purificada (o de la llave según el lugar).

Bibi empezó a viajar a la India cuando empezaba a comer sólidos, lo cual siento que es una ventaja. A partir de esta edad -4 o 5 meses- el bebé es más resistente, tal vez se puede sentar, toma menos leche y empieza a comer sólidos lo que simplifica la alimentación ya que come 2,3 o 4 veces al día nada más y por lo tanto se regularizan los intestinos. ¡Eso significa menos pañales!

En ese momento decidí intentar la técnica de los bebés sin pañales. En pocas palabras, conlleva entrenar al bebé para que sólo haga pipí y caca cuando le indiques, con un ruido en nuestro caso. Y funciona bastante bien. Bibi utiliza generalmente uno o dos pañales al día y solo para pipí ya que cuando estamos en un autobús y no lo podemos llevar a hacer pipí. Y para las noches. En total tenemos cuatro pañales lavables (teníamos cinco pero uno lo perdimos en una tormenta en Australia) y los vamos lavando a mano apenas los cambiamos y se secan durante el día al sol.

En realidad el viaje ha sido muy sencillo hasta ahora. Y digo hasta ahora porque Bibi ya está más grande y ahora empieza a tener sus gustos y su propia voluntad (¡ cómo se atreve!). Ya tiene sus preferencias en comida (por ejemplo, quesadillas en vez de un puré) y como está todo el tiempo con nosotros se queja si lo dejamos solo un ratito. Ahora le está saliendo un diente y está especialmente insoportable. Digo para lo que estamos acostumbrados.

Lo chistoso es que todos los que nos conocen o viajan con nosotros dicen que es un bebé súper tranquilo. Pero como es nuestro único hijo, no tenemos punto de comparación.

¿Más preguntas?

image

Al fin en América

Después de 16 horas de vuelo con escala en Buenos Aires llegamos al fin a Santiago de Chile.

El cambio de horario es tan fuerte que Bibi se durmió a las 7am del día siguiente aunque durmió casi todo el vuelo con algunas interrupciones. Afortunadamente la aerolínea previó un Moisés para que durmiera, pero como ahora tiene la costumbre de dormir conmigo en la cama, se levantaba cada cierto tiempo para “verificar” que estuviera yo ahí.

Novedades sobre Bibi: ya domina el arte de gatear. Increíble es que la primera vez que gateó fue en ¡un barco!, con todo y el reto al equilibrio. Les presumo en este vídeo:

Ahora seguimos luchando con el cambio de horario aunque ha sido difícil porque platicando con nuestro amigo no nos acostamos antes de las 6am los primero
s días. Pero creo que nuestra tercera noche ha sido la vencida; Bibi se durmió a las 10pm y se levantó a las 9am. Nosotros tuvimos un periodo de insomnio entre las 3 y 5 am, ¡pero logramos levantarnos a las 9 gracias a nuestro despertador de 72cm que no te deja acostarte otra vez una vez que suena!

Estamos en Valparaíso ahora y estamos haciendo planes de itinerario para los próximos días. ¡Les adjunto unas fotos del arte urbano en esta ciudad museo!

tmp_2014031011114800-1249565277

tmp_2014031011113100-1212989447

tmp_2014031011120300172342231

 

 

 

 

 

El fin de la India 2

Después de pasar por los canales de Allapey y haber pasado una noche hospedados por una familia del rumbo, seguimos nuestro camino a Periyar, la reserva de tigres.  Llegamos a las 2 pm y después de encontrar hotel rápidamente fuimos a ver la reserva.

Desgraciadamente ya era tarde y al día siguiente debíamos estar ya en Trivandrum para la fiesta de despedida de la novia. Entonces eso quiso decir que no habían muchas posibilidades más que tomar el barco que te da un paseo por el río y ver la fauna que se acerca a tomar agua.

wpid-IMG_20140123_164103.jpg

wpid-IMG_20140123_160833.jpg

Tuvimos suerte de ver distintos tipos de aves, búfalos y elefantes. Y queríamos hacer una caminata nocturna con guía pero imposible de hacerlo con un bebé ya que puedes encontrarte con tigres u otros animales. Entonces nada, visita un poco correteada pero interesante.

Y al fin llega el día de la boda. El viernes en la noche era la fiesta de la novia en la casa de sus papás. Sherly, la novia, estuvo muy contenta de vernos llegar. No sabíamos muy bien qué esperar de esta fiesta, pero nos sorprendió un poco ver que la gente simplemente llegaba, saludaba, se tomaba una foto con la novia y el regalo que le traía, comía en la terraza de la casa y se iba.  Eso si, sistema de sonido a fondo con musica de Shakira, Enrique Iglesias (Tonight I’m fucking you) y algunas canciones de la India. El proceso duraba unos 15- 20 minutos. Como finalmente la tía de la novia nos hospedaba en la casa de al lado, pudimos hablar con Sherley bastante tiempo.

Sherley nos contaba de su matrimonio arreglado por su familia, de los temores que tenia al irse a vivir con la familia de su esposo (porque el trabaja en Qatar), de si tenia que dejar las clases particulares que daba, el que su esposo parecía un poco estricto, etc.

Al día siguiente, la boda era a las 11 am. Como a las 5:30 o 6 de la mañana el sistema de sonido despertó a todo el mundo pero nosotros tratamos de despertarnos lo mas tarde posible para que Bibi durmiera. A eso de las 7 nos levantamos y nos trajeron Chai. Nos ofrecieron desayunar múltiples veces, pero nos daba pena que la gente nos preparara el desayuno solo a nosotros. Aunque ahora sé que no debería darme pena, porque en Asia la gente no come junta o muy rara la vez. Resultado, dijimos tantas veces que no, que cuando ya queríamos comer, era hora de arreglarse para las fotos y ya no comimos.

A eso de las 9:30 llegaron los estilistas para preparar a Sherly, igual que los fotógrafos. Sesión de fotos con la novia y la familia y a la iglesia. La familia había rentado un minibus para llevar a todo el mundo a la Iglesia, que está a unos dos kilómetros de la casa.

wpid-IMG_20140125_103328.jpg

wpid-IMG_20140125_100925.jpg

wpid-IMG_20140125_102757.jpg

 

La ceremonia religiosa tardo aproximadamente una hora. Siendo una boda católica, habían ofrendas como de costumbre. Lo interesante es que de nuevo, las ofrendas eran muchas y eran de flores y velas como en el rito hindú.

Bueno, y después de dias de correr para llegar a la boda, la experiencia del día anterior se repite. La gente llega, come y se va. La diferencia es que habían cerca de 1000 personas y apenas habían unas 12 mesas y algunas sillas en una sala exterior. Entonces la gente había cola y empujaba para comer. Mientras tanto, los novios se tomaban fotos sin parar con toooodos los invitados.

Lo que quiere decir que después del almuerzo se acabo la boda. Teniendo solamente dos días más, decidimos pasar unos días tranquilos en un lugar semi turístico para que !al fin! pudiera yo nadar tranquilamente en el mar, en bikini, sin temor de ofender o ser observada minuciosamente y poder comer comida que no te da agruras por el picante. Fuimos a Varkala.

Pasamos dos días tranquilos,  jugando con las olas salvajes, mirando las ofrendas al mar y gastando mucho más en comida que de costumbre, pero muy contentos de terminar así nuestro viaje a la India.

wpid-IMG_20140127_074100.jpg

wpid-IMG_20140127_074030.jpg

wpid-IMG_20140126_172120.jpg

wpid-IMG_20140126_162120.jpg

wpid-IMG_20140126_131013.jpg wpid-IMG_20140126_172106.jpg

 

 

 

IMG_20140121_181954

El fin de la India

Bueno, ya estoy en Australia pero escribo rápidamente sobre los últimos días en la India. ¡Parece que todo esto pasó hace tanto tiempo!

Después de Kochi los días pasaron muy rápidamente. Dejamos Kochi y nos dirigimos a la boda en Trivandrum, pero que sería algunos días después. Aunque un poco decepcionada de las playas hasta ese momento, decidimos intentar otra playa que nos recomendaron al sur de Kochi.
La distancia era unos 80 km pero nos tomó toda la tarde poder acercarnos. Casi llegábamos cuando un señor amablemente se ofreció acercarnos a su pueblo, donde había una fiesta en la iglesia. Nos invitó a conocer su casa y su esposa e incluso nos invitó a quedarnos en su casa cuando le dijimos que todavía teníamos que buscar hotel.

La celebración fue una de las cosas más interesantes del viaje. Era la fiesta de San Sebastián y ¡duraba 18 días!. Se parecía muchísimo a una fiesta hindú, con elefantes y ofrendas de flores. Me recordó a la gente de origen Indio en la Reunión que son católicos pero siguen haciendo ceremonias de caminar sobre el fuego.

image

image

image

También ahí vimos uno de los atardeceres más bonitos

image

¡Al día siguiente logramos ir a una playa limpia! Eso quiere decir, sin caca en la arena. Porque a falta fe baño en sus casas (o eso creemos) la gente que vive en la playa, hace en la arena para que el mar se lo lleve. Así que por la primera vez desde que llegamos a la India, nadé.

image

Y Bibi feliz durmiendo la siesta mientras teníamos toda la playa para nosotros.

image

Bueno, casi. A excepción de estos chicos que querian , como todos, tomarse una foto con el bebé.

Después de la playa y un viaje horrible en autobús (acelera, greña bruscamente, acelera, frena, acelera, acelera, frrrrrrena, etc.) llegamos a Allepey, la supuesta Venecia del Este. Llegamos sin ver mucho porque solamente queríamos tomar el barco que te lleva a Kottayam para vivir la experiencia del barco sin pagar cantidades exorbitantes. Porque todo el mundo que viene a Kerala viene a los Backwaters. Y todo el mundo que viene a los Backwaters va a uno de esos hoteles flotantes que se pasean por el río.

El paseo en barco estuvo doblemente hermoso con el atardecer.

image

image

image

¡El resto, más tarde!