Viajando con un bebé- Preguntas frecuentes

Tantas veces la gente me ha preguntado ¿no es difícil viajar con un bebé?. Mi respuesta corta siempre es no.

Y con nuestra experiencia me pregunto porqué no hay más gente viajando con bebé, porque para nosotros ha sido una experiencia increíblemente positiva como viajeros pero sobretodo como familia. La gente es mucho más abierta y amable cuando viajas con un bebé. Incontable número de veces la gente nos ha invitado a su casa, prestado un baño, llevado en coche a algún lado, todo porque viajamos con un bebé.

Y la respuesta larga de – ¿es difícil viajar con un bebé?, es la siguiente.

Me parece que es más fácil si se acostumbra al bebé a ser flexible para dormir en todos lados y más adelante a comer de todo.

Bibi hizo su primera excursión a las tres semanas. Nos fuimos de trekking a las montañas por tres días y dormimos en hosteles de montaña. Tenemos la enorme ventaja que Bibi ha dormido muy bien desde el primer día, aunque siempre en nuestro cuarto. Cuaestamo despierta en la noche, le doy pecho inmediatamente y se duerme de nuevo sin llorar. En ese viaje a la montaña, ¡la persona que durmió en el mismo cuarto que nosotros dijo que no escuchó nada!. A partir de eso nos fuimos otras veces a las montañas, a la playa a dos casas distintas e incluso fuimos a acampar con tienda de campaña y todo. Entonces él siempre estuvo acostumbrado a dormir en cualquier lado. Eso sí , siempre conmigo. A veces escucho un poco con envidia a mis amigas cuyos hijos duermen en su cuarto, pero me parece justificado que aunque sea mi presencia sea constante sino lo es su camita. Cuando se duerme y me voy a otro cuarto le dejo ropa mía al lado, para que sienta mi olor.

En cuanto a la alimentación;  creo que ayuda enormemente que al bebé se le dé leche materna. No puedo imaginarme la pesadilla de hervir biberones y cargar leche de fórmula estando de viaje. Pero se puede. Hay máquinas portátiles para hervir biberones. Y se podría hacer la leche a temperatura ambiente con agua purificada (o de la llave según el lugar).

Bibi empezó a viajar a la India cuando empezaba a comer sólidos, lo cual siento que es una ventaja. A partir de esta edad -4 o 5 meses- el bebé es más resistente, tal vez se puede sentar, toma menos leche y empieza a comer sólidos lo que simplifica la alimentación ya que come 2,3 o 4 veces al día nada más y por lo tanto se regularizan los intestinos. ¡Eso significa menos pañales!

En ese momento decidí intentar la técnica de los bebés sin pañales. En pocas palabras, conlleva entrenar al bebé para que sólo haga pipí y caca cuando le indiques, con un ruido en nuestro caso. Y funciona bastante bien. Bibi utiliza generalmente uno o dos pañales al día y solo para pipí ya que cuando estamos en un autobús y no lo podemos llevar a hacer pipí. Y para las noches. En total tenemos cuatro pañales lavables (teníamos cinco pero uno lo perdimos en una tormenta en Australia) y los vamos lavando a mano apenas los cambiamos y se secan durante el día al sol.

En realidad el viaje ha sido muy sencillo hasta ahora. Y digo hasta ahora porque Bibi ya está más grande y ahora empieza a tener sus gustos y su propia voluntad (¡ cómo se atreve!). Ya tiene sus preferencias en comida (por ejemplo, quesadillas en vez de un puré) y como está todo el tiempo con nosotros se queja si lo dejamos solo un ratito. Ahora le está saliendo un diente y está especialmente insoportable. Digo para lo que estamos acostumbrados.

Lo chistoso es que todos los que nos conocen o viajan con nosotros dicen que es un bebé súper tranquilo. Pero como es nuestro único hijo, no tenemos punto de comparación.

¿Más preguntas?

image

Al fin en América

Después de 16 horas de vuelo con escala en Buenos Aires llegamos al fin a Santiago de Chile.

El cambio de horario es tan fuerte que Bibi se durmió a las 7am del día siguiente aunque durmió casi todo el vuelo con algunas interrupciones. Afortunadamente la aerolínea previó un Moisés para que durmiera, pero como ahora tiene la costumbre de dormir conmigo en la cama, se levantaba cada cierto tiempo para “verificar” que estuviera yo ahí.

Novedades sobre Bibi: ya domina el arte de gatear. Increíble es que la primera vez que gateó fue en ¡un barco!, con todo y el reto al equilibrio. Les presumo en este vídeo:

Ahora seguimos luchando con el cambio de horario aunque ha sido difícil porque platicando con nuestro amigo no nos acostamos antes de las 6am los primero
s días. Pero creo que nuestra tercera noche ha sido la vencida; Bibi se durmió a las 10pm y se levantó a las 9am. Nosotros tuvimos un periodo de insomnio entre las 3 y 5 am, ¡pero logramos levantarnos a las 9 gracias a nuestro despertador de 72cm que no te deja acostarte otra vez una vez que suena!

Estamos en Valparaíso ahora y estamos haciendo planes de itinerario para los próximos días. ¡Les adjunto unas fotos del arte urbano en esta ciudad museo!

tmp_2014031011114800-1249565277

tmp_2014031011113100-1212989447

tmp_2014031011120300172342231