Hospitalidad, Varkala y Elefantes

Hoy estamos de nuevo en Tamil Nadu, pero en las montañas. ¡La belleza y calma del lugar son impresionantes! Apenas puedo creer que seguimos en la India.

¿Qué ha pasado desde el último reporte? Nos quedamos en Trivandrum por algunos días, recargando las baterías. Tanto que no vimos ni la ciudad. Afortunadamente el sábado llegó el dueño del lugar donde nos estábamos quedando y nos invitó a cenar a la famosa playa de Varkala.

Varkala es un lugar con mucha tradición de yoga y ayurveda en una playa enorme con un acantilado donde se encuentran muchas tiendas y restaurantes. Y muchos turistas rusos.

La hospitalidad de este empresario indio me impresionó. Prácticamente nos dejó su departamento mientras él se encontraba de viaje, vino a vernos en vez de ir a ver a su hija enferma que se encontraba en Cochin y luego llega y nos invita a cenar a una playa a hora y media de su casa. Y nos lleva en taxi porque su auto no está en la ciudad. No nos permite pagar nada tampoco.

Sin embargo, debe haber algún malentendido, algo que hayamos dicho no hecho que haya estado fuera de lugar porque al día siguiente parece mucho menos entusiasta. Seguramente le habrá parecido raro que no hayamos salido nunca a ver la ciudad.

Decidimos que es hora de moverse de cualquier manera y al fin ir a este lugar dentro de una reserva natural que suena fantástico. La persona que nos invita, un británico retirado en la India, suena interesante también.

Aprovechamos que la persona de Trivandrum va a Cochin a ver a su hija y venimos con él. De nuevo nos invita a comer en un restaurante en el camino, donde además de servir comida, venden perfumes importados y desodorantes.
image

De Cochin, tomamos una serie de autobuses que nos llevan a Ooty, la ciudad en las montañas en Tamil Nadu. Salimos de Trivandrum como a las  3:30pm y llegamos a Ooty como a las 7am, con pocas escalas. Bibi duerme casi todo el camino, despertándose solamente cuando hacemos escala en algún lado. Creo que heredó mi facilidad de dormir en casi cualquier lugar y circunstancia.

Subir a las montañas hasta Ooty al amanecer es la mejor parte del viaje hasta ahora. Ver la luz del sol que sale detrás de las montañas… Visitamos la ciudad bien abrigados ya que estamos a 2200m de altura y después de un rato decidimos venir a la casa en la reserva, cerca de Mudumalai.

Saliendo de Ooty vemos las plantaciones de té y al bajar de la montaña vemos un letrero que dice “Cuidado con los elefantes en la carretera”.

Johny, la persona que nos invita tiene una casa en la reserva con un hermoso jardín  y piscina, pero lo más importante, una hermosa vista a las montañas.
image

Johny nos muestra fotos del último elefante que entró y destruyó el jardín en la noche y nos dice que no salgamos de la casa después de la caída de la noche porque los elefantes y otros animales son muy agresivos. Nos dice que cada mes hay dos o tres personas que mueren alrededor de este lugar atacadas por tigres o elefantes. Gulp.

Bibi es un poco difícil estos días. Tal vez sea por los dientes. ¡O tal vez prefiere estar en movimiento en el bus, caminando, en el auto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>