Archivo de la etiqueta: Bebé

Viajando con un bebé- Preguntas frecuentes

Tantas veces la gente me ha preguntado ¿no es difícil viajar con un bebé?. Mi respuesta corta siempre es no.

Y con nuestra experiencia me pregunto porqué no hay más gente viajando con bebé, porque para nosotros ha sido una experiencia increíblemente positiva como viajeros pero sobretodo como familia. La gente es mucho más abierta y amable cuando viajas con un bebé. Incontable número de veces la gente nos ha invitado a su casa, prestado un baño, llevado en coche a algún lado, todo porque viajamos con un bebé.

Y la respuesta larga de – ¿es difícil viajar con un bebé?, es la siguiente.

Me parece que es más fácil si se acostumbra al bebé a ser flexible para dormir en todos lados y más adelante a comer de todo.

Bibi hizo su primera excursión a las tres semanas. Nos fuimos de trekking a las montañas por tres días y dormimos en hosteles de montaña. Tenemos la enorme ventaja que Bibi ha dormido muy bien desde el primer día, aunque siempre en nuestro cuarto. Cuaestamo despierta en la noche, le doy pecho inmediatamente y se duerme de nuevo sin llorar. En ese viaje a la montaña, ¡la persona que durmió en el mismo cuarto que nosotros dijo que no escuchó nada!. A partir de eso nos fuimos otras veces a las montañas, a la playa a dos casas distintas e incluso fuimos a acampar con tienda de campaña y todo. Entonces él siempre estuvo acostumbrado a dormir en cualquier lado. Eso sí , siempre conmigo. A veces escucho un poco con envidia a mis amigas cuyos hijos duermen en su cuarto, pero me parece justificado que aunque sea mi presencia sea constante sino lo es su camita. Cuando se duerme y me voy a otro cuarto le dejo ropa mía al lado, para que sienta mi olor.

En cuanto a la alimentación;  creo que ayuda enormemente que al bebé se le dé leche materna. No puedo imaginarme la pesadilla de hervir biberones y cargar leche de fórmula estando de viaje. Pero se puede. Hay máquinas portátiles para hervir biberones. Y se podría hacer la leche a temperatura ambiente con agua purificada (o de la llave según el lugar).

Bibi empezó a viajar a la India cuando empezaba a comer sólidos, lo cual siento que es una ventaja. A partir de esta edad -4 o 5 meses- el bebé es más resistente, tal vez se puede sentar, toma menos leche y empieza a comer sólidos lo que simplifica la alimentación ya que come 2,3 o 4 veces al día nada más y por lo tanto se regularizan los intestinos. ¡Eso significa menos pañales!

En ese momento decidí intentar la técnica de los bebés sin pañales. En pocas palabras, conlleva entrenar al bebé para que sólo haga pipí y caca cuando le indiques, con un ruido en nuestro caso. Y funciona bastante bien. Bibi utiliza generalmente uno o dos pañales al día y solo para pipí ya que cuando estamos en un autobús y no lo podemos llevar a hacer pipí. Y para las noches. En total tenemos cuatro pañales lavables (teníamos cinco pero uno lo perdimos en una tormenta en Australia) y los vamos lavando a mano apenas los cambiamos y se secan durante el día al sol.

En realidad el viaje ha sido muy sencillo hasta ahora. Y digo hasta ahora porque Bibi ya está más grande y ahora empieza a tener sus gustos y su propia voluntad (¡ cómo se atreve!). Ya tiene sus preferencias en comida (por ejemplo, quesadillas en vez de un puré) y como está todo el tiempo con nosotros se queja si lo dejamos solo un ratito. Ahora le está saliendo un diente y está especialmente insoportable. Digo para lo que estamos acostumbrados.

Lo chistoso es que todos los que nos conocen o viajan con nosotros dicen que es un bebé súper tranquilo. Pero como es nuestro único hijo, no tenemos punto de comparación.

¿Más preguntas?

image

La suciedad y un bebé que toca todo

Bibi está en la edad de tocar todo y luego chuparse las manos. O meterse las cosas a la boca. Y siendo la India el lugar más sucio del mundo según mi experiencia personal, no puedo evitar sentir aprehensión.

Antes de llegar a la India acordamos que seriamos bastante paranoicos respecto a la limpieza. Tenemos alcohol liquido y nos lavamos las manos con él antes de tocar los alimentos o la boca de Bibi y le lavamos igual a él sus manos después de que haya tocado algo en el restaurante, el autobús, etc. Y siempre antes de que se chupe los dedos.

Hasta ahora no se ha enfermado, gracias a la leche materna seguramente.

La vuelta al mundo con un bebé

image

La idea del viaje alrededor del mundo surgió hace dos meses cuando visitando Alemania unos amigos nos contaron que irían a Brazil y yo inmediatamente dije: ¡Nosotros venimos también!

Después me dije que si íbamos a Brazil, podíamos pasar a Argentina y Chile que están al lado. Y bueno para ir a Chile podíamos pasar por Australia y aprovechando ver a nuestros amigos que están ahí. Y si hacemos un viaje tan largo, pues igual pasar a México a ver a mi familia. Ahh y mi amigo Bobby siempre había querido que lo fueramos a ver a San Francisco y yo nunca había querido volver a poner pie en los Estados Unidos. Y porqué no pasar a Montreal a ver a Laurent, nuestro ex compañero de piso de Lyon. La idea de ir a la India surgió después ya mirando el mapa y al saber que hay vuelos directos de la Isla de la Reunión hacia Chennai. Y así se armó fácilmente el viaje.

Cuando le presenté el plan a Julien al día siguiente, dijo que sí, como siempre.

No me preocupa mucho el hecho de viajar con un bebé. Desde que Damian tiene días lo llevamos a todos lados ( al supermercado, al bar, a la montaña) y ha demostrado ser un niño muy sanito y muy adaptable a las circunstancias.

Y aquí estamos, en un café en Pondicherry, tomando una limonada y escribiendo el blog con Damian en nuestras piernas.

Bibi en la India

Dejamos la Reunión después de Navidad y después de una semana de separar, tirar, vender, regalar y empacar nuestros bienes. No puedo imaginarme la cantidad de basura que la persona promedio tiene si lleva viviendo varios años en el mismo lugar. Yo que me mudo casi cada seis meses siempre me deshago de la mitad de mis cosas.

Primera parada, Chennai. Una de las ciudades más grandes de la India.

Todo lo que me dijeron de la India es cierto. Cuando le he preguntado a mis amigos que han visitado la India que qué les pareció, siempre se quedan pensando unos minutos antes de responderme. Y efectivamente, la respuesta no es fácil. La India es sorprendente, llena de colores, sabores y olores – ¡que no todos agradables!. Es el lugar mas sucio que haya visto y de los más ruidosos. Caminar por la calle requiere suma concentración.

Chennai tiene una playa enorme, de 30 km de largo. Pero como el resto de la ciudad, es muy sucia. Y lo peor es que además de verse como un basurero público también es un poco un baño público, sobretodo cerca del vecindario de los pescadores. Vimos dos tortugas muertas en distintas partes de la playa.

image

image

Bibi es una súper estrella. La gente nos para en la calle para besarlo, tomar fotos, abrazarlo, pellizcarle las mejillas. Y nosotros detrás lavándole las manos con alcohol. Porque inevitablemente todos los que vienen a la India se enferman del estómago tarde o después con distintos grados de gravedad. Mi esperanza es que a Bibi no le toque porque todavía no come en la calle.

Desde hace un mes come purés y durante los primeros días hemos tenido acceso a una cocina para hacerle su sopa. Estamos buscando opciones para cuando no tengamos cocina porque aquí no existen los “gerbers” o purés industriales para bebés. Pero hasta ahora no ha sido problema.

Bibi ha adquirido la capacidad de dormir incluso con el ruido infernal de los tuktuks y los autos mientras estamos en la calle.
image

image