Archivo de la etiqueta: India

IMG_20140121_181954

El fin de la India

Bueno, ya estoy en Australia pero escribo rápidamente sobre los últimos días en la India. ¡Parece que todo esto pasó hace tanto tiempo!

Después de Kochi los días pasaron muy rápidamente. Dejamos Kochi y nos dirigimos a la boda en Trivandrum, pero que sería algunos días después. Aunque un poco decepcionada de las playas hasta ese momento, decidimos intentar otra playa que nos recomendaron al sur de Kochi.
La distancia era unos 80 km pero nos tomó toda la tarde poder acercarnos. Casi llegábamos cuando un señor amablemente se ofreció acercarnos a su pueblo, donde había una fiesta en la iglesia. Nos invitó a conocer su casa y su esposa e incluso nos invitó a quedarnos en su casa cuando le dijimos que todavía teníamos que buscar hotel.

La celebración fue una de las cosas más interesantes del viaje. Era la fiesta de San Sebastián y ¡duraba 18 días!. Se parecía muchísimo a una fiesta hindú, con elefantes y ofrendas de flores. Me recordó a la gente de origen Indio en la Reunión que son católicos pero siguen haciendo ceremonias de caminar sobre el fuego.

image

image

image

También ahí vimos uno de los atardeceres más bonitos

image

¡Al día siguiente logramos ir a una playa limpia! Eso quiere decir, sin caca en la arena. Porque a falta fe baño en sus casas (o eso creemos) la gente que vive en la playa, hace en la arena para que el mar se lo lleve. Así que por la primera vez desde que llegamos a la India, nadé.

image

Y Bibi feliz durmiendo la siesta mientras teníamos toda la playa para nosotros.

image

Bueno, casi. A excepción de estos chicos que querian , como todos, tomarse una foto con el bebé.

Después de la playa y un viaje horrible en autobús (acelera, greña bruscamente, acelera, frena, acelera, acelera, frrrrrrena, etc.) llegamos a Allepey, la supuesta Venecia del Este. Llegamos sin ver mucho porque solamente queríamos tomar el barco que te lleva a Kottayam para vivir la experiencia del barco sin pagar cantidades exorbitantes. Porque todo el mundo que viene a Kerala viene a los Backwaters. Y todo el mundo que viene a los Backwaters va a uno de esos hoteles flotantes que se pasean por el río.

El paseo en barco estuvo doblemente hermoso con el atardecer.

image

image

image

¡El resto, más tarde!

Pondicherry

(Post correspondiente a Enero del 2014)¡A Bibi le está saliendo su primer diente!

Encontramos un cereal para completar sus comidas y como es soluble en agua, es bastante práctico para el viaje.

Ahora estamos en Pondicherry, ex colonia francesa, donde el ritmo es más calmado. Sin planearlo llevamos  casi una semana aquí, incluyendo dos días en Auroville.

Auroville es un pueblo de gente en búsqueda de crecimiento espiritual. O algo así. Pensé encontrar la oportunidad de aprender mas de yoga y meditación pero los cursos son carillos y parece complicado de ir. No nos gusto mucho el ambiente así que venimos a Pondicherry que está al lado.

Regresamos a un evento de Sadhana Forest, que es un centro de reforestación en Auroville que está muy bien. Es un voluntariado dónde hay que pagar su participación, pero hay un buen ambiente y la gente esta motivada. Y debo decir que el proyecto es muy bonito y se pueden ver los resultados del trabajo hecho. Si quieren ver más sobre el proyecto (también en Haiti y Kenia) miren: http://sadhanaforest.org

image

Aquí una foto de Julien bañándose al atardecee en la laguna de barro en Sadhana Forest.

Regresamos a Auroville en autobús para visitar Sadhana Forest. Como siempre, el viaje en autobús fue “pintoresco”.
En Pondicherry hay muchas  iglesias católicas, herencia del pasaje de los franceses por aquí. Las iglesias tienen muchos colores y luces en la noche.

image

image

image

image

Kochi y Bollywood

Después de varios días en la naturaleza, nos apresuramos a ir a Kochi para visitar una pareja de amigos indios que nos invitaron a su casa.

Estábamos ya en Wayanad, una bonita región de Kerala justo al lado de Tamil Nadu y la reserva de tigres y que no pudimos visitar debido a la lluvia. Pero simplemente el viaje en autobús a través de tantos plantíos de té hizo que el viaje valga la pena.

image

Otro día completo viajando para solamente recorrer 280km.

Pero al fin llegamos y tuvimos las conversaciones más interesantes y más honestas sobre la India de todo el viaje. Escribiré más sobre ellas en otro momento. Fue interesantísimo convivir con una familia moderna de clase media y con un bebé de dos meses. Hablamos mucho del tema de la situación de las mujeres en la India, pero sobre ello escribiré en otro momento.
image

La pareja de amigos es interesantísima. La chica es de Calcuta de una familia de brahmanes, la casta más alta,  y de religión hindú. El papá fue comunista y la madre fue investigadora nuclear. Muy liberales. El chico es de Kerala, de una familia cristiana y muy conservadora. Se  conocieron en la universidad en Delhi y cuando decidieron casarse hubo boicot familiar en la familia del chico. Cabe aclarar que casi no existen matrimonios “por amor” sino casi todos son arreglados por las familias. En la mayoría de los casos los futuros esposos sólo se han visto una vez o dos antes de la boda. En fin, más para otro día.

Queríamos ver una pelicula de Bollywood pero honestamente, los clips de baile que veíamos nos daban miedo. Nuestros amigos nos recomendaron una película que se llama Dedh Isqyia que se presenta con subtítulos en inglés. Buenísima la historia de dos ladrones que se hacen pasar por un noble y su sirviente para cortejar a una rica viuda. Sólo hay dos escenas de baile pero sublimes.

image

Estando en el centro comercial cuando fuimos al cine, vimos también que ese domingo había una “Escuela de Princesas Disney”. Para participar los papás de la “princesa” debían comprar 5000 rupees. Dos semanas de trabajo en puestos humildes. Si la niña era elegida podía pasar el día vestida como princesa maquillándose y podía conocer y tomarse foto con las verdaderas princesas Disney: Ariel, Cenicienta y Rapunzel. Todas blancas por supuesto. Porque en India -y toda Asia- la blancura es una obsesión.

image

Simplemente no hemos hecho clic con las ciudades de la India. Aparte de Pondicherry, todas me parecen iguales. Aunque Kochi, estando sobre el río tiene unos barcos para cruzar algunas partes de la ciudad y eso si que es bonito.
image

image

Camino a las montañas

Desde el último post han pasado varias cosas que trato de resumir aquí.

Después de Trivandrum, habíamos planeado visitar a una persona que vive en una reserva de tigres cerca de Ooty, la ciudad en las montañas de Tamil Nadu. Aunque en kilómetros la distancia no es tanta, en la India te puede tomar todo el día hacer unos 300km.

Nuestro amigo en Trivandrum se dirigía a Kochi y amablemente nos llevó hasta ahí en coche. De ahí continuamos en autobús. Casi sin parar, el trayecto Trivandrum-Ooty nos tomó desde las 3:30pm hasta las 7am.

El último autobús que monta hasta Ooty estuvo hermoso, sobretodo ver el amanecer mientras el autobús serpenteaba la carretera en las montañas.

El bus que baja hacia la reserva de Mudumalai estuvo muy bonito también, con vistas a las plantaciones de té.

En Mudumalai conocimos a John, un inglés cuya familia a vivido en la región desde hace muchos años. Su casa es un oasis de tranquilidad en el desorden de la India.
image

Ahí pasamos tres días en la piscina, comiendo, leyendo, durmiendo.

Lamentablemente nuestro safari para buscar tigres y elefantes no tuvo éxito, pero simplemente visitar el bosque fue hermoso. Justo cuando empezaba a pensar que no quedaba nada para la Madre Naturaleza en la India.

Hospitalidad, Varkala y Elefantes

Hoy estamos de nuevo en Tamil Nadu, pero en las montañas. ¡La belleza y calma del lugar son impresionantes! Apenas puedo creer que seguimos en la India.

¿Qué ha pasado desde el último reporte? Nos quedamos en Trivandrum por algunos días, recargando las baterías. Tanto que no vimos ni la ciudad. Afortunadamente el sábado llegó el dueño del lugar donde nos estábamos quedando y nos invitó a cenar a la famosa playa de Varkala.

Varkala es un lugar con mucha tradición de yoga y ayurveda en una playa enorme con un acantilado donde se encuentran muchas tiendas y restaurantes. Y muchos turistas rusos.

La hospitalidad de este empresario indio me impresionó. Prácticamente nos dejó su departamento mientras él se encontraba de viaje, vino a vernos en vez de ir a ver a su hija enferma que se encontraba en Cochin y luego llega y nos invita a cenar a una playa a hora y media de su casa. Y nos lleva en taxi porque su auto no está en la ciudad. No nos permite pagar nada tampoco.

Sin embargo, debe haber algún malentendido, algo que hayamos dicho no hecho que haya estado fuera de lugar porque al día siguiente parece mucho menos entusiasta. Seguramente le habrá parecido raro que no hayamos salido nunca a ver la ciudad.

Decidimos que es hora de moverse de cualquier manera y al fin ir a este lugar dentro de una reserva natural que suena fantástico. La persona que nos invita, un británico retirado en la India, suena interesante también.

Aprovechamos que la persona de Trivandrum va a Cochin a ver a su hija y venimos con él. De nuevo nos invita a comer en un restaurante en el camino, donde además de servir comida, venden perfumes importados y desodorantes.
image

De Cochin, tomamos una serie de autobuses que nos llevan a Ooty, la ciudad en las montañas en Tamil Nadu. Salimos de Trivandrum como a las  3:30pm y llegamos a Ooty como a las 7am, con pocas escalas. Bibi duerme casi todo el camino, despertándose solamente cuando hacemos escala en algún lado. Creo que heredó mi facilidad de dormir en casi cualquier lugar y circunstancia.

Subir a las montañas hasta Ooty al amanecer es la mejor parte del viaje hasta ahora. Ver la luz del sol que sale detrás de las montañas… Visitamos la ciudad bien abrigados ya que estamos a 2200m de altura y después de un rato decidimos venir a la casa en la reserva, cerca de Mudumalai.

Saliendo de Ooty vemos las plantaciones de té y al bajar de la montaña vemos un letrero que dice “Cuidado con los elefantes en la carretera”.

Johny, la persona que nos invita tiene una casa en la reserva con un hermoso jardín  y piscina, pero lo más importante, una hermosa vista a las montañas.
image

Johny nos muestra fotos del último elefante que entró y destruyó el jardín en la noche y nos dice que no salgamos de la casa después de la caída de la noche porque los elefantes y otros animales son muy agresivos. Nos dice que cada mes hay dos o tres personas que mueren alrededor de este lugar atacadas por tigres o elefantes. Gulp.

Bibi es un poco difícil estos días. Tal vez sea por los dientes. ¡O tal vez prefiere estar en movimiento en el bus, caminando, en el auto!

Maratón de templos

Tamil Nadu es conocido por sus templos de mil años de antigüedad o más. Tuvimos la suerte de conocer una familia hindú que hacia una ruta de templos y que nos permitieron acompañarles.

Al fin tuvimos pudimos entender un poco más de los rituales. En realidad cada capilla tiene un dios y un sacerdote y la gente les lleva ofrendas y el sacerdote hace una pequeña ceremonia, bendice las ofrendas y le regresa una pequeña parte de ellas a la persona. Dependiendo del dios, la gente recibe agua, flores benditas, tocan una copa y tocan el fuego de una vela que el sacerdote enciende. Posteriormente hay que dar una vuelta alrededor del templo.

image

Llegamos a Thanjavur ayer y hoy visitamos el templo de Brihadisvara que es un poco distinto al resto de los templos ya que no es multicolor. También tiene muros que cuentan la historia de los dioses.
image

image

image

image

Bibi es la sensación como siempre y se deja abrazar por todo mundo.
image

image

Pero esta vez, hasta Julien es popular.
image

image

Bibi en la India

Dejamos la Reunión después de Navidad y después de una semana de separar, tirar, vender, regalar y empacar nuestros bienes. No puedo imaginarme la cantidad de basura que la persona promedio tiene si lleva viviendo varios años en el mismo lugar. Yo que me mudo casi cada seis meses siempre me deshago de la mitad de mis cosas.

Primera parada, Chennai. Una de las ciudades más grandes de la India.

Todo lo que me dijeron de la India es cierto. Cuando le he preguntado a mis amigos que han visitado la India que qué les pareció, siempre se quedan pensando unos minutos antes de responderme. Y efectivamente, la respuesta no es fácil. La India es sorprendente, llena de colores, sabores y olores – ¡que no todos agradables!. Es el lugar mas sucio que haya visto y de los más ruidosos. Caminar por la calle requiere suma concentración.

Chennai tiene una playa enorme, de 30 km de largo. Pero como el resto de la ciudad, es muy sucia. Y lo peor es que además de verse como un basurero público también es un poco un baño público, sobretodo cerca del vecindario de los pescadores. Vimos dos tortugas muertas en distintas partes de la playa.

image

image

Bibi es una súper estrella. La gente nos para en la calle para besarlo, tomar fotos, abrazarlo, pellizcarle las mejillas. Y nosotros detrás lavándole las manos con alcohol. Porque inevitablemente todos los que vienen a la India se enferman del estómago tarde o después con distintos grados de gravedad. Mi esperanza es que a Bibi no le toque porque todavía no come en la calle.

Desde hace un mes come purés y durante los primeros días hemos tenido acceso a una cocina para hacerle su sopa. Estamos buscando opciones para cuando no tengamos cocina porque aquí no existen los “gerbers” o purés industriales para bebés. Pero hasta ahora no ha sido problema.

Bibi ha adquirido la capacidad de dormir incluso con el ruido infernal de los tuktuks y los autos mientras estamos en la calle.
image

image